viernes, 3 de julio de 2020

Tetas, tequeños y tortas

¿Tú también estás en un Grupo WhatsApp de ventas?

He escuchado a algunos venezolanos decir “los venezolanos son muy flojos” frase que me hace pensar que quizá hay algún problema de autoestima en la percepción que tenemos sobre nosotros mismos como pueblo. En lo particular no creo que la flojera sea un carácter distintivo de nuestra idiosincrasia, mucho menos en éstos tiempos cuando la mayoría de habitantes del país y el resto del mundo están siendo afectados por la pandemia del covid-19 que le exige a las familias inventar formas de ganar dinero que les permita un nivel de vida aceptable. Lo que sí creo es que el venezolano es habilidoso, creativo, ingenioso y laborioso.

A raíz de la cuarentena muchísima gente se ha quedado en casa y desde allí, con todo el tiempo del mundo, surgen iniciativas y emprendimientos diversos que se enmarcan en varias ramas o categorías:

- Preparación y oferta de productos alimenticios de todo tipo.
- Trabajos vía remota elaborando contenidos digitales: publicidad, redacción de textos, diseño gráfico, manejo de redes sociales, etc.
- Venta de mercadería variada a través de aplicaciones como Instagram o mensajería como WhatsApp y Telegram.
- Realización de talleres o charlas vía videoconferencia.

El mercado se estremece por la nueva circunstancia pero las necesidades siguen existiendo. El comercio a nivel formal, los que tienen tiendas físicas, se ha visto afectado porque la clientela que antes llegaba a su puerta ya no lo hace, el distanciamiento social marca pauta pero las necesidades siguen latentes por lo que muchos incursionan apresuradamente en el mundo de la oferta a través de los medios electrónicos, redes sociales y aplicaciones de mensajería. El servicio de entrega a domicilio también se incorpora a la dinámica comercial para que los bienes lleguen directamente al sitio preferido por el cliente lo que nos hace ver a motorizados y ciclistas con grandes bolsos circular por las vías de las ciudades.

Pero las amas de casa y las familias no se duermen ante la pandemia por lo que surgen negocios familiares por doquier. Los grupos de Whatsapp se ven inundados con productos de toda índole, gente ofertando lo que prepara en el hogar haciendo énfasis en postres y dulces variados. En un ambiente altamente competitivo la inventiva se hace presente tomada de la mano con la calidad y un excelente servicio. Los antojos que antes eran satisfechos con una visita al centro comercial, a la panadería o a la dulcería hoy son complacidos comprando directamente a los vecinos.

La inexistencia de regulaciones en el ámbito del comercio “casero” favorece para que proliferen éstos negocios familiares. Las formas de pago preferidas son en efectivo tanto en bolívares como dólares a la tasa oficial del día, transferencia vía internet o pago móvil. No es necesario que haya un punto de venta y las transacciones con dinero plástico están mayoritariamente excluídas. La economía familiar se abre paso ante la pandemia y sigue con dinamismo generando oferta de productos y satisfaciendo la demanda.

WhatsApp es la aplicación predilecta para ventas directas
Aquellos comercios formales que no hayan percibido la importancia de posicionarse a través de los medios electrónicos para ofertar sus productos tendrán cuesta arriba superar el escollo. Los clientes siguen existiendo y hoy por hoy los ofertantes deben llegar a cada hogar con sus productos. Ésto beneficia al consumidor porque el mercado se hace más exigente y estamos pendientes del valor agregado que cada comerciante incorpora en la oferta de sus productos o servicios. Venezuela sigue siendo el país más hermoso del mundo con un dinamismo comercial envidiable, hay mucho dinero circulando en la calle esperando ser captado por emprendimientos innovadores ¿y tú qué vendes? 

domingo, 28 de junio de 2020

¿Central Madeirense en quiebra?

¿Cerrará Central Madeirense?

Quizá muchos aún recuerdan la melodía con el eslogan que rezaba “Central Madeirense, ¡Viva mejor por menos!”, publicidad que reiteradamente era transmitida por la televisión mostrándonos un supermercado de alimentos repleto con productos de altísima calidad, un servicio de primera y satisfacción garantizada en la experiencia de compra. Todos los clientes felices seleccionando frutas y hortalizas frescas, carritos de supermercado full, fluidez consumista ideal.

En su portal web esta cadena de supermercados afirma que tienen 53 tiendas en diferentes ciudades del país. Fue fundada el 11 de noviembre de 1949 por cuatro familias portuguesas radicadas en Venezuela: De Sousa, Macedo, De Abreu y Da Corte. Su primera sede estuvo ubicada en San Martín, zona populosa al oeste de Caracas y más adelante en 1972 abrió su primera tienda fuera de la capital del país, en Valencia, Estado Carabobo, establecimiento que sería el número doce de la empresa. En el año 2010 continuó su expansión y se inauguró el Hiper Central Madeirense en la ciudad de Cagua como el primer hipermercado de Central Madeirense con 7.000 m², siendo octubre de 2019 el año de apertura de la más reciente sucursal en Catia La Mar.

En los últimos años han proliferado cadenas que hacen competencia en el mismo sector como Garzón, Plaza´s, Unicasa, Excelsior Gama e Híper Líder batallando por captar una clientela que olvida poco a poco los años del desabastecimiento en Venezuela gracias a la óptima disponibilidad de productos en sus anaqueles, pero hoy vemos que Central Madeirense no es ni la sombra de lo que era años atrás y ha mutado a ser una empresa privada que se resiste a competir en el mercado venezolano.

Ésta empresa cuenta con una infraestructura imponente que no se corresponde con el servicio que presta. Cada supermercado dispone de áreas dedicadas para surtir carnes y charcutería, pescados, frutas y hortalizas, artículos de higiene y aseo personal, víveres y licores, pero el piso de ventas ha sido modificado cerrando el paso a varios pasillos, inutilizando áreas como carnes y pescado, sin contar con más del 75% de cajas registradoras inoperativas. Lo que antes era un establecimiento que marcaba pauta en oferta de productos y servicio hoy luce como una bodega gigante que pareciera no tiene la mínima intención de posicionarse nuevamente en el mercado.

Las imágenes que acompañan a éste texto corresponden al Central Medeirense ubicado en la ciudad de Acarigua, estado Portuguesa, observándose pasillos escalofriantes por su soledad, desaseo y escasez proyectada gracias a los anaqueles vacíos. El stock de productos disponibles en piso da la impresión que cubren lo “mínimo necesario” para mostrar que están operativos. Consultando con personas en otras ciudades afirman que las ubicaciones de ésta cadena en Cabudare y Barquisimeto lucen muy similar. Adicionalmente, la cuenta en twitter @CMadeirense publicó el 21 de junio que la sucursal ubicada en el centro comercial Los Próceres (IPSFA) en Caracas ha dejado de funcionar. Tienen un portal dedicado a las ventas online con reparto a domicilio en donde irónicamente afirman “Somos una Empresa que sirve honesta, humilde y disciplinadamente en un marco de eficacia y cohesión” texto que parece más publicidad engañosa antes que sincera confesión.

Cuenta en Twitter anuncia cierre de una sucursal

Mantener operativa una cadena de este tipo implica costos mensuales elevados por sueldos y salarios, adquisición de insumos, mantenimiento de flota de transporte y compra de mercancías para la reposición de inventarios. Un supermercado fantasma, sin clientela recurrente, es la antítesis de toda empresa privada que busca maximizar sus ganancias. Decisiones gerenciales erróneas evidencian que en el sector privado puede ocurrir derroche de recursos y autoflagelación de marca perdiendo su cuota de participación en el mercado, dándole puñaladas a la fidelidad que los clientes pudieron demostrar durante años. Ante éste escenario surgen las interrogantes ¿Qué propósito persigue su Junta Directiva? ¿Está en quiebra Central Madeirense?

Área de Carnes sin productos

Pescadería con stock en cero

Pasillos que asemejan una bodega

Desidia e insalubridad

Fronteo y careo absurdo de productos

Área de Hortalizas con neveras funcionando pero vacías

Área de Charcutería clausurada

Tomates en claro estado de descomposición

Pimentones podridos a la venta

14 cajas registradoras en total, 1 funcionando
 
Cadenas diferentes, fotos del mismo día

jueves, 25 de junio de 2020

¿Guerra de Harinas?

¿Quién ganará?

Si vives en Venezuela es casi 100% seguro que te hayas comido una arepa durante el desayuno de hoy pero quizá no sepas mucho de las cosas que suceden para que ese producto llegue a tu mesa.

Hoy
existen más de 42 marcas de harina de maíz precocida que se comercializan en las redes de distribución de alimentos en la patria de Bolívar, muchas son altamente conocidas porque se han posicionado como referentes de la gastronomía criolla pero hay otras cuyo sello distintivo es la novedad y los consumidores las desconocen.




Vemos anaqueles atestados de mercancías, productos de consumo masivo empaquetados con infinidad de marcas. La harina de maíz precocida puede ser amarilla o blanca, puede estar mezclada con arroz o algunos ingredientes para hacerla integral pero hay algo curioso que resalta al comparar los precios, vemos que existe una competencia reñida y las cifras en bolívares que distinguen a cada paquete están a un nivel extremadamente similar.

Hoy,
junio de 2020, los fabricantes del primer alimento consumido en Venezuela ofrecen la harina en un precio que oscila entre $0.58 y $0.80 por kilogramo al mayor, de $11.6 a $16 el bulto, todo depende de la calidad y la marca. La dolarización de facto que se vive en el país ha impuesto precios referenciales en ésta moneda que fluctúa siempre al alza por lo que es bastante difícil conseguir alguna harina para las arepas que cueste menos de Bs 130.000, de hecho la más costosa es la Harina PAN con un precio que va de 190 a 210 mil bolívares cada paquete de un kilo.

Ante ésta
diversidad de marcas y la existencia de sobre oferta en un mercado donde el poder adquisitivo es limitado, la pugna para lograr una normal rotación de inventarios que garantice el retorno de la inversión cubriendo el costo de reposición se centra por los momentos en los precios.

Aquellos pequeños emprendedores que iniciaron proyectos productivos de este rubro ven cuesta arriba la batalla contra los gigantes de la agroindustria que imponen calidad, renombre y precios bajos. La pelea entre muchísimos David y pocos Goliat es escenificada en cada anaquel, en cada bodega, en cada supermercado. Los grandes que tienen tradición y posicionamiento de marca cuentan con redes de distribución establecidas para cubrir la demanda en grandes cadenas y también llegar a los sitios de venta más lejanos centrando su accionar en el servicio al cliente.
L
a proliferación de empresas que empaquetan rubros de diversa índole también hace bastante probable que usted pueda conseguir la misma harina de maíz precocida en diferentes empaques con distintas marcas dado que algunos agroindustriales venden a granel ésta harina ya procesada y sus clientes simplemente la empaquetan con su propia marca.

El escenario de los alimentos a nivel nacional e
stá cambiando, los precios son bastante similares a los que encontramos en países fronterizos por lo que no es atractivo gestionar su comercialización hacia el exterior. Ello ocasiona que lo que entra al país por importaciones y lo que se produce en nuestro territorio deba ser comercializado dentro de nuestras fronteras lo que se traduce en establecimientos con stock elevado. Hoy la escasez es cosa del pasado y en los comercios al detal la variedad de marcas en rubros estratégicos como la harina de maíz precocida se hace presente ¿Retornamos a la era de la competencia?

Listado de MARCAS de Harina de Maíz precocida que se comercializan en Venezuela - junio de 2020 (Orden alfabético)

NOTA IMPORTANTE: si falta alguna harina puedes indicarlo en los comentarios.

Alimentos Carmar
Alimentos Yaracuy
Alimet
Arepa La Nieve
Centinela
Corporalca
Del Campo
Deli Arepa
Demasa
Don Eloy
Don José
Don Quijote
Don Simón
Doña Arminda
Doña Belén
Doña Celina
Doña Emilia
Doña Goya
Doña Lola
El Águila
El Maizal
El Silbón
El Valle
Fabalca
Fina Ideal
Harina Arepa
Harina Kaly
Harina Las Tres Vírgenes
Juana
La Reina
Lucharepa
Maizkel
Mazorca
Micaela
Nueva Delhi
Páez
PAN
San Jorge
Santa Lucía
Solmia
Venezolano
Venezuela

Anaqueles en Supermercado UNICASA Caracas
 
Anaqueles en Supermercado UNICASA Caracas